Buscar en el sitio
 

Los Tizones de Ansina

Sociedad Criolla Los Tizones de Ansina

En la localidad Ansina, departamento de Tacuarembó, se congregaron vecinos de este pueblo y de los pagos circundantes para construir esta Sociedad Criolla. La fecha de fundación es el 11 de octubre de 1972 y su primer presidente fue José Ramón González. El nombre de la institución surgió como consecuencia de un llamado público. Desde hace varios años poseen sede propia en villa Ansina, donde durante los últimos años de la dictadura cívico-militar organizaron festivales criollos aglutinando a los paisanos dispersos en la campaña. El periodista Juan Carlos López señala estas experiencias como un antecedente puntual de la Fiesta de la Patria Gaucha, por el colorido y participación de la gente en esos encuentros.

Constituyó también un firme apoyo para las "Fiestas Gauchas de la Virgen de Itatí", la expresión más importante del turismo religioso del Norte de nuestro país, que se desarrolla a principio de diciembre de cada año. Así mismo, desde los inicios de la década del noventa en el mes de agosto organizan un raid hípico de 90 kilómetros federados, regidos por las reglas de la Federación Ecuestre del Uruguay. Participaron desde la primera edición de la Patria Gaucha, siendo también una de las primeras ocho fundadoras.

Año 2018

Representan al flujo de inmigrantes de distintas naciones europeas así como del Líbano. Uruguay ha sido pluricultural en sus orígenes, eso se da por el encuentro de las culturas ya existentes en nuestro país y las de los inmigrantes que llegaban en le período de 1850 al 1920.

Los Tizones de Ansina recrea y documenta la llegada de inmigrantes españoles, italianos, franceses y libaneses.

Año 2017

Recreó un establecimiento rural del año 1860.

El ovino podía ser explotado en campos con pasturas de calidad inferior y exigía 5 veces menos tierra por unidad que el vacuno, por lo que sirvió de base al desarrollo de la clase media rural. La lana suplió al cuero como principal producto de la exportación uruguaya en 1884 hasta 1910-1920, cuando apareció la carne congelada.
Los campos fueron alambrados entre 1870 y 1890, tanto para asegurar al propietario el uso exclusivo para sus ganados de la pasturas, como para permitir el mestizaje del ovino con razas europeas.
De acuerdo al censo de 1852, la existencia ovina se reducía a 800.000 cabezas que daban de 400 a 500 gramos de lana criolla por cabeza, solo apta para colchones. En 1868 la existencia era de 17 millones que rendían 1.150 gramos de lana merino por cabeza.

En "tiro de lazo en vaquillonas" fueron premiados: Edison Almeida, Emiliano Olascuaga, Ruiter Castro y Cleber López.

  Yo soy toro en mi rodeo Y torazo en rodeo ajeno; Siempre me tuve por güeno Y si me quieren probar, Salgan otros a cantar Y veremos quién es menos

- Martín Fierro